Antidepresivos ineficaces y peligrosos

Los antidepresivos “modernos” -los conocidos inhibidores de recaptación de la serotonina- de los que la fluoxetina –comercialmente más conocido como Prozac- es desde hace veinte años la estrella de los fármacos son tan eficaces para tratar la depresión… ¡como un placebo! Es decir, no sirven para nada. Lo constató un equipo de investigadores tras revisar los 47 estudios que la FDA recibió entre 1987 y 1999.

 

Hoy se sabe además que tienen numerosas contraindicaciones e interacciones pues pueden provocar -entre otras- reacciones generalizadas -picor, erupción en la piel, urticaria, inflamación de los vasos sanguíneos, alergias cutáneas, dolor en las articulaciones, fiebre, indisposición, ganglios linfáticos agrandados, hinchazón de tejidos, escalofríos, sensación de calor, enrojecimiento facial, palpitaciones (síndrome serotoninérgico), sensibilidad a la luz del sol y descamación de la piel (necrolísis epidérmica tóxica o síndrome de Lyell)-, reacciones en el aparato digestivo -diarrea, náuseas, vómitos, digestión difícil, dificultad para tragar, alteración del sentido del gusto, sequedad de boca y hepatitis-, reacciones en el sistema nervioso -dolor de cabeza, sueños anormales, insomnio, mareos, anorexia, fatiga, somnolencia, sopor, euforia, espasmos musculares, inestabilidad, temblor, convulsiones, sensación de inquietud interior, acatisia (necesidad imperiosa de moverse), alucinaciones, reacciones maniacas, confusión, agitación, ansiedad, nerviosismo, dificultad para concentrarse, despersonalización, ataques de pánico y comportamientos y pensamientos suicidas- , reacciones del aparato respiratorio –faringitis, dificultad para respirar y alteraciones pulmonares-, reacciones en el aparato urogenital, trastornos del aparato reproductor -disfunciones sexuales (retraso o ausencia de la eyaculación y ausencia de orgasmos), erección prolongada y dolorosa, secreción de leche- y otras reacciones genéricas como pérdida de cabello, bostezos, vista borrosa, dilatación de las pupilas, sudores, vasodilatación, dolor en las articulaciones, dolor muscular, hipotensión al levantarse, hinchazón de los párpados, hemorragias ginecológicas, gastrointestinales y cutáneas, hiponatremia (nivel bajo de sodio en sangre)…

Realmente inconcebible que tales fármacos sean legales.

Fuente:

30 respuestas a Antidepresivos ineficaces y peligrosos

  1. degotica dice:

    La solución de los médicos en cuanto tienen delante a un paciente que está bajo de moral, ya están con el talonario de recetas para engordar los bolsillos de los laboratorios y sus oportunas gratificaciones, por hacerlo. Las depresiones pueden ser endógenas o exógenas, en el profesional está el saber el origen de tal sintomatología y tratarlo, para que esa persona salga del pozo. No hay que anular los efectos de un drama, sin resolverlo y es lo que hacen los médicos, para que sigan con su problema y que se hagan “prozadictos”. Han hecho estudios que arrojan un índice elevado de suicidios, entre personas, mayoritariamente jóvenes, que han tomado ese “medicamento”. Luego las depresiones según la metodología médica, hay que tratarlas para llevar al suicidio a quienes la padecen, así se suprime el problema. El calor humano y la voluntad, así como la profesionalidad, de saber lidiar con los problemas de un paciente, creo que es el camino para hacer resurgir, a quienes se encuentran en la oscuridad anímica. Muchas veces es soledad, otras algún problema magnificado, tal vez falta de alguna vitamina o oligoelemento, quizás la causa este en un problema hormonal. De hecho hay terapias para la depresión, basadas en oligoelementos, proporcionando un apoyo con minerales, carentes o deficitarios en una persona. También existe el apoyo nutricional, para estos casos, muchas veces solo se trata de reajustar el reloj biológico Pero si matan moscas a cañonazos, no solo es mala praxis, es homicidio.

  2. sammsha dice:

    hola bonita, así es. Yo doy fe. Estuve tomando antidepresivos “paroxetina” durante más de diez años y a parte del cambio de mi temperatura corporal, sudoraciones, somnolencia, fatiga, disfunciones en el placer sexual,,, lo más, lo más es que los propios antidepresivos son los que me ocasionaron repetidas veces ataques de pánico, ansiedad y bajones de depresión como jamás tuve. A día de hoy, puedo decir alto y claro que llevo dos meses “limpia” y aunque tengo mis momentos raros, no son más raros que los de cualquier otra persona, sencillamente asumo el hecho de pasar por momentos menos bonitos, en lugar de “edulcorarlo” como pretenden los siquiatras y aprender a vivir la vida tal cual se me presenta, sin miedos. Edulcorante que no es tal, pues a pesar de que puedes tener algún período de mejoría, la mayor parte del tiempo estás incluso peor atemorizada por la ansiedad. Se fomenta el miedo. El miedo a vivir sin pastillas, el miedo al miedo, el miedo a vivir como hacías como cuando no las tomabas…. y no pasaba nada. Asumir que hay gente más sensible que otra y si tienes que llorar cien mil veces, llorar cien mil veces, sin etiquetas.

    Es normal que entre la gente que ha tomado o toma antidepresivos, tengo al menos un episodio de ansiedad o ataque de pánico.

    No tomo pastillas y no pasa nada, a pesar de las “admoniciones de la siquiatra”.

    Lloro y no pasa nada.

    Vivo y tengo mucho por hacer.

    Un abrazo muy fuerte,

  3. zrss dice:

    Buenas!

    Esta es la 1º vez que los fotografio, pero no es la 1º que los veo en el cielo.

    http://www.megaupload.com/?d=C9JD8OKW

  4. degotica dice:

    sammsha

    Se tiende a no contemplar que, una buena alimentación, lleve a una buena salud mental y anímica. Muchos trastornos que aparentemente, no tienen relación con una patología determinada en el estado anímico de una persona, están muy involucrados. Por ejemplo, si la glándula de la tiroides no está regulada y la persona padece hipotiroidismo, eso conlleva a una depresión. Si no se trata la causa y se regula la función de la tiroides, esa persona, es una candidata propicia para que la “lobotomicen” para toda su vida con antidepresivos. Primero hay que asegurarse de que orgánicamente no hay ninguna anomalía.

    Un saludo

  5. siiohh dice:

    S.O.S
    ciudadana/o
    ¡aviso urgente!
    abrid los ojos y la mente.
    Ya no existen como pensamos Galicia, ni españa, ni francia, ni eeuu, ni rusia…
    vivimos en la ignorancia, nos falla la observancia,
    la observancia de ver como ya, tan solo, deciden y gobiernan: texaco, telefonica, bbv, santander, carrefour, mc donals, inditex, repsol, vodafone, bp, citroen… Etc etc etc etc etc.
    Los paises NO son soberanos, los elegidos del Pueblo en las urnas ya no mandan ni gobiernan, pues todo lo importante está ya vendido o privatizado por nuestros gobiernos pasados y presentes, por lo tanto el teatrillo político, solo es, parafernalia para despistados, demagogos y analfaburros.

    Abrid los ojos y observar quien dirige y gobierna verdaderamente, veréis empresas y bancos transnacionales dirigiendo como peones de ajedrez a nuestros políticos.
    Psoe y Pp son solo dos aspas del mismo molino.
    Por lo tanto, y por favor os pido a vosotros ciudadanos/as responsables que estáis al corriente de este desastre, conflicto o problemática, a vosotros que sabéis que la voz del Pueblo está castrada, que no tenemos opción de expresarnos, porque NO nos dan cabida en ningún lugar de opinión, y, Nos tratan como al ganado camuflados tras su oratoria políticamente correcta, sus tenebrosos trajes alineantes. Nuestros politicos se han y nos han vendido, en este momento de la historia solo son bufones y títeres de la “gran banca” y nos arrastran con ellos en la caida.
    Estamos dejando el futuro y nuestras vidas en manos de seres humanos despreciables.
    Y direis: en la tele no dicen esto, no lo dicen ¡¡porque la tele les pertenece!!
    Suplico a todas/os, que llenéis las calles con este mensaje u otros que creáis convenientes.

    _ a las persona hipotecadas y desesperadas.

    _ a las personas que estudiaron y observaron que no valió la pena, que son los mediocres los que huelen el culo y suben para besarlo. Y los que no, como ellas, veterinarias y ellos, ingenieros de montes trabajan de reponedores en carrefour expres

    _ a las personas que saben que se está destruyendo toda la vida sin ningún remordimiento.

    _ a las personas que saben que si no hacemos algo ahora, seguramente mañana será tarde.

    _ a las personas que profesan amor incondicional hacia el planeta Tierra.

    _ a las personas que quieren dejar el mejor de los mundos posibles a tus hijos y nietos

    ¡que se vea por todas las calles y esquinas de nuestras ciudades que estamos hartos y cabreados por tanta mentira, tanto derroche, tanta hipocresía, tanta injusticia, tanta barbarie, tanta ansiedad!
    Sacudámonos este estupor y expresémonos, porque NO ESTAMOS SOLOS (en realidad somos muchísimos) pero esparcidos como polen por el viento.

    ¡¡Para una verdadera huelga general saca tu poco dinero del banco y no vayas a votar!! en ningún tipo de elecciones, ya que la democracia está “secuestrada” por el poder financiero, y es por esto que:
    gane quien gane, tú siempre pierdes
    anonimo13

  6. limubay1986 dice:

    hola,disculpen que me salga del tema,pero alguno de ustedes conoce el nombre de una película al parecer inglesa, que trata sobre una mujer de mente multiple, que sufría terribles abusos rituales y un kinesiologo al tocarla en cierta parte del cuerpo pudo descubrir sus otras personalidades y recuerdos bloqueados y la ayuda.Una película muy interesante,la mujer era delgada y de ojos claros y que jamas he vuelto ha ver la pelicula porque jamas supe el nombre.

  7. degotica dice:

    limubay
    Podrías dar más datos, si es antigüa, o relativamente reciente.Si salía algún actor o actriz conocidos.Porque hay una película que se llama “Las múltiples personalidades de Sybil”, que trata de eso.Pero hay varias de esa temática.

  8. blacksheep265 dice:

    Hola a todos/as,
    Doy fe de lo que dice Sammsha,yo tambien he tomado antidepresivos,no durante tantos años,pero unos cuantos si.Primero tomé prozac,el cual me dejó palida y demacrada como un cadaver,anorexica perdida,incapaz de comer nada,y mi ansiedad aumentó a niveles en que fui peligrosa ,muy peligrosa para mi misma,se me acabó de ir la olla…me fui de fiesta y me meti lo que pillé,me dió un yuyu gordo,que si no llega a haber nadie conmigo para mantenerme despierta,me hubiera muerto. Luego me dieron paroxetina,ni fu ni fa…bajones hacia el abismo…lo unico que me sacaba del abismo era los porricos de marihuana,que me serenaban y me descodificaban el malestar ,escribiendo muchas cosas que resultaban ser
    muy acordes con todo esto que tratamos aqui.
    Que es la depresión? Sin duda ,algo muy complejo…la verdad el mundo ya de por si predispone a deprimirse,si ademas eres hipersensible,peor aun.Si eres un inconformista y vas contra la corriente,lo mismo…pero por otra parte ,creo que la depresión es
    todo aquello que tenemos en nuestro mas profundo ser,llamesmola nuestra alma,nuestro sol interior,nuestro poder interior,nuestra chispa divina ,o como querais llamarlo ,que pugna por salir a la superficie empujando de esa manera tan dolorosisima a veces…el despertar…la pena es que muchos no llegan a desenmarañar nunca la madeja de su mente, y desde luego los antidepresivos son para atontarte y joderte más de lo que ya estas. LLevo 10 años limpia ,gracias al universo. Aun asi,esto sigue empujando y doliendo a veces…pero me acuerdo de la luz, porque vive dentro de mi…
    Hasta la proxima.

  9. ayahuasca2012 dice:

  10. marcepole dice:

    La Medicina psiquiátrica tiene tal grado de sadismo que no puedo encontrar un adjetivo correcto para calificar las vejaciones conque someten a los eventuales pacientes.
    En el año 1998 un amigo mío comenzó a sufrir síntomas de stress laboral ocasionado por demasiadas horas de trabajo. A esto había que agregarle el hecho que la empresa en la que trabajaba no podía darle vacaciones por escasez de personal y teniendo en cuenta que “el flaco” vivía solo y hacía vida de soltero trasnochado, bueno, todo esto se convirtió en un cóctel explosivo para que sus nervios se hicieran gelatina. Pero nada del otro mundo, el flaco se sentía extenuado e irritable, nada más. Así fue que para mejorar su calidad de vida decidió hacer una consulta con un psicólogo. Cómo este facultativo no podía medicarlo lo derivó con un psiquiatra que sí podía extenderle recetas de fármacos para tratar su estrés. Este médico le recomendó internarse en una clínica para tratar su problema, asegurándole que este nosocomio era algo así cómo un lugar “de retiro espiritual”. El flaco me llamó por teléfono y me informó la prescripción del mencionado psiquiatra, pasándome la dirección de la clínica dónde se alojaría.
    A todo esto, habría pasado cómo un mes cuándo decidí llamarlo a su “retiro espiritual” a ver cómo andaba. La administración me informó que por el momento el paciente no podía contestar a consultas desde el exterior porque esto influiría en el tratamiento que le estaban aplicando. Esa repuesta, francamente no me convenció y decidí irlo a visitar un día domingo (había averiguado que se lo podía visitar ese día en particular de 10:00 a 12:00 Hs.). Cuándo una enfermera me llevó por los pasillos hasta un patio interno, dónde había otros internos, sinceramente me ¡quise morir!. Mi amigo estaba sentado en una silla completamente dopado, con la mirada perdida, a tal punto que no contestaba ninguna de mis preguntas, ni siquiera sabía si me reconocía. Bueno, imagínense, al momento salí cómo un misil para el lado de la administración y exigí una explicación al respecto. El personal médico me informó que por ser domingo no había ningún médico responsable, pero eso no me importaba. O ya traían a un facultativo para que me explicara que clase de tratamiento le estaban haciendo a mi amigo o les armaba “las de San Quintín” y ni hablar que me iba a ir de la clínica. Después de estar casi una hora intercambiando amenazas con el personal médico, tuvieron que ceder y llamaron por teléfono a un doctor que, media hora después, me atendía en su oficina. Me empezó a contar que el paciente había tenido “crisis esquizofrénicas” y cosas por el estilo, lo que había motivado que le suministraran medicamentos para controlarlo. ¡Eso era imposible!, mi amigo no fue a ese lugar porque “estaba loco”, lo había derivado un psiquiatra diciéndole que todo corría por cuenta de la obra social y era una especie de retiro para tratar su estrés laboral. Y empecé a hacerle semejante “quilombo” que en un momento temí que me encerraran a mi también junto con mi amigo. Le dije al “matamente”: -o ya largas a mi amigo o te meto cincuenta mil denuncias por “privación ilegítima de la libertad”, “mala praxis”, “daño psicológico”, “daño moral” y todo lo que se me vino a la boca. Parece que el “psicoloco” se asustó porque haciendo una pausa me dijo: –bueno, cálmese, ¿Ud. quiere a su amigo?, esta bien, lléveselo antes que llame a la policía, pero eso sí, Ud. debe hacerse responsable ante esta clínica y ante la Ley de la persona de su amigo y de todos los daños que pueda ocasionar”. Obviamente que acepté. El tipejo este, me hizo firmar veinte mil formas y papeles, pero pude sacar a mi amigo, claro está que debí irlo a retirar al otro día lunes.
    La pesadilla había terminado. Una vez afuera “el flaco” me contó que realmente lo habían engañado. Ya el primer día le hicieron tomar cómo seis pastillas que ni entendía para que eran. Estos fármacos lo dejaban completamente dopado. Una sola vez se negó a tomarlos y cómo premió se ligó que vinieran “dos gorilas” de blanco y le pusieran un chaleco de fuerza encerrándolo en un cuarto acolchonado. Cómo después de un tiempo, que no pudo precisar, seguía negándose a ingerir los medicamentos, lo llevaron a su habitación, lo ataron de maos y pies a la cama y le suministraron una inyección, que según él, lo hizo dormir cómo tres días. A partir de ese momento había perdido la noción del tiempo hasta el día que lo rescaté, porque le hacían ingerir religiosamente todos los días el “cóctel” de porquerías. ¡Y eso que mi amigo había ido por un caso de estrés laboral!, ¡cómo sería si hubiera estado realmente afectado de alguna enfermedad mental!
    Sin palabras. Por eso insisto, la psiquiatría es una máquina siniestra de destruir mentes y voluntades. Habría que encerrar a toda esta manga de verdaderos alienados que se hacen llamar: “médicos de la mente”.
    ¿Tratamiento anti- estrés?, No gracias.
    Saludos
    Marcelo

  11. sigro dice:

    Aunque no relacionado con la depresion, pero si con la salud, he escrito a Aguas de Barcelona preguntando si el agua de la zona metropolitana esta fluorada, y hoy me han contestado que no. Tambien he escrito a una empresa privada que realiza analisis de aguas para saber el precio de un analisis de fluor, y estoy esperando resuesta.

  12. degotica dice:

    sigro
    Puede que al público no qieran decir la verdad, pero ojala que sea cierto que no fluoricen el agua. De todas formas, tengo una persona que trabaja en Agbar de Barcelona y puedo preguntarle para que investigue, a ver si hay un transfondo.

  13. degotica dice:

    Paràmetre Mitjana Unitats
    Temperatura 16,9 ºC
    pH 7,49 unitats pH
    Conductivitat (a 20 ºC) 1151 µS/cm
    Clorurs 179 mg Cl/l
    Sulfats 115,5 mg SO4/l
    Calci 86,9 mg Ca/l
    Magnesi 23 mg Mg/l
    Sodi 95 mg Na/l
    Potassi 16,8 mg K/l
    Duresa total 315 mg CaCO3/l
    Duresa total 315 ºF
    Nitrats 8,15 mg NO3/l
    Fluorurs <0,1 mg F/l
    Bicarbonats 218 mg HCO3/l
    Alcalinitat 200 mg CaCO3/l

    este es el analisis que ofrece agbar, como vemos sí tiene fluoruros y seguramente los índices están alterados y es mucho más de lo que ponen.

  14. limubay1986 dice:

    DEGOTICA,la película no es tan antigua,al parecer es del 98 o 2002 un rango así, al juzgar por su estética,lamentablemente los actores ingleses no los conozco.Pero la trama de la mujer y el kinesiologo es inconfundible,pero solo me falta el nombre ja ja.Gracias de todos modos.

  15. sigro dice:

    Si degotica, ya vi ese analisis, no dice que tenga fluor, dice que esta por debajo de 0.1, lo cual puede ser cero. Hay que decir que muchas aguas embotelladas tienen mas. En principio hemos de darles la razon hasta poder demostrar lo contrario.

  16. degotica dice:

    sigro lo sé, pero no me fio de los análisis oficiales, esperemos una información independiente.

  17. sammsha dice:

    marcelo, me he quedado muerta con la historia de tu amigo… Menos mal que tu amigo contaba con tu amistad para sacarle de ese manicomio

    Lo dicho, sin palabras

  18. zporky dice:

    noticia ciertamente importante para nuestras vidas, tal y como podremos comprobar en los próximos días

    http://www.libertaddigital.com/economia/un-banco-danes-crea-precedente-al-suspender-pagos-a-acredores-y-depositantes-1276414099/

  19. degotica dice:

    Marcepole

    Verdaderamente trágico, pero me alegro de que no estuviese solo.Nadie lo debería estar.Tu decisión,conciencia y valentía te honran.

    Un abrazo, amigo.

  20. marcepole dice:

    Sammsha- Degotica:
    Hola:
    Efectivamente. Con esa experiencia me di cuenta de lo terrible que es para una persona caer solo/la en manos de cínicos cómo estos. Verdaderamente da terror el solo hecho de pensarlo. No digo en todos los casos, pero existe una verdadera mafia médica detrás de todas estas instituciones. Si caes solo/la, estás “al horno con papas”. Terrible.
    Si tienen amigos, conocidos o familiares en lugares cómo éstos o similares, POR FAVOR, no los dejen solos y abandonados. Visítenlo. Aunque sea llámenlos por teléfonos. Que por lo menos los médicos vean que alguien se preocupa por ellos, porque de lo contrario puede acontecer que abusen de estos pacientes. Otro caso es el de los pobres ancianos/nas tirados en los geriátricos. Han pasado casos verdaderamente alucinantes.
    En Argentina han acontecido hechos espelunantes con matices verdaderamente macabros.
    Tal vez algún argentino/na que ande por aquí me pueda ayudar a contarles el caso del Hospital Mental “J.T.Borda”, dónde en los años 90 se “destapó la olla” de homicidios de residentes, para el tráfico de órganos y hechos similares. Incluso el asesinato de una Doctora, que según parece había descubierto la verdad y la hicieron “desaparecer”.
    Algo que parecía salir del argumento de una película de horror. Aunque a la vista está, que a veces la realidad supera a la ficción.
    Yo por mi parte trataré de buscar información sobre el caso, pero insisto, si algún argentino/na puede ayudarme a ilustrarlos sería mucho más esclarecedor.
    Saludos
    Marcelo

  21. mickeylamar dice:

    Marcelo
    Eres un hombre valiente,le salvaste la vida a tu amigo
    ,gracias por contar tus experiencias, eres una gran persona.
    Tu historia por momentos me recordaba a la película hombre mirando al sudeste,de ELiseo Subiela,muy buena película,que la recomendó alguien aquí hace unos meses y tuve la suerte de verla,muy recomendable.
    Degotica y limubay1986
    Os dejo una interesante tesis sobre el trastorno de identidad disociativo en el cine, la película que comentaba limubay1986, posiblemente sea sybil,como apuntaba degotica, hay muchas películas que tratan este asunto, pero Sybil es una referencia.
    Un abrazo a todos

    Revista de Medicina y Cine
    Vol. 2, Nº 4, octubre 2006

    RMC

    ¡El asesino era yo! o
    el trastorno de identidad disociativo en el cine

    Beatriz Vera Poseck
    Psicología Clínica. Universidad Complutense de Madrid (España).
    Correspondencia: Beatriz Vera Poseck. Psicología Clínica. Universidad complutense de Madrid (España).
    e-mail:: beatrizvposeck@yahoo.es

    Recibido el 15 de octubre de 2006; aceptado el 20 de octubre de 2006
    Resumen
    El cine se ha sentido especialmente fascinado por retratar la enfermedad mental y a aquellos que la padecen. De todos los trastornos de la mente humana que se conocen en la actualidad, el trastorno de identidad disociativo (antes conocido como personalidad múltiple) es, sin duda, el que mayor juego ha dado a guionistas y directores a la hora de elaborar sus películas. La sorprendente manifestación de este trastorno lo hace especialmente adecuado para servir de soporte a tramas truculentas y efectistas basadas en giros inesperados de guión que sorprenden e impactan al espectador. Sin embargo, el marcado interés del Séptimo Arte por el trastorno de identidad disociativo no ha resultado en un correcto tratamiento del mismo, más bien al contrario, ha sido presentado en la mayoría de las ocasiones de forma errónea y confusa.

    Palabras clave: trastorno de identidad disociativo, múltiple personalidad, disociación, esquizofrenia, giros de guión, finales inesperados.
    Breve aproximación al trastorno de identidad disociativo

    El trastorno de identidad disociativo (TID) es un trastorno mental que se caracteriza por la presencia de dos o más identidades o estados de personalidad (cada una con un patrón propio y relativamente persistente de percepción, interacción y concepción del entorno y de sí mismo), y al menos dos de estas identidades deben controlar de forma recurrente el comportamiento del individuo.

    Quien padece este trastorno es además incapaz de recordar información personal importante y posee lagunas de memoria demasiado amplias como para ser explicadas por el olvido ordinario. Muchos de los pacientes suelen quejarse también de sufrir fuertes jaquecas.

    Cada personalidad suele vivirse como una historia personal única y diferente, con recuerdos, sentimientos, características e incluso nombres distintos. Además, algunas personalidades pueden conocerse e interactuar entre sí en un complejo mundo interior; a veces coexisten en forma pacífica y a veces en forma conflictiva, pudiendo incluso llegar a entablar una guerra abierta.

    En la mayoría de los casos existe una personalidad dominante, que se denomina personalidad primaria, a la que subyacen otra serie de personalidades secundarias.

    Es un trastorno mucho más frecuente en mujeres que en hombres. No se conocen sus causas, pero la mayoría de las personas diagnosticadas con este trastorno tienen un diagnóstico secundario de estrés postraumático y la mayoría refieren haber sufrido abusos sexuales en la infancia.

    Su tratamiento pasa en la mayoría de las ocasiones por la utilización de la hipnosis como herramienta terapéutica que permite que se manifiesten las diferentes personalidades con el fin de que el terapeuta tenga acceso a ellas y pueda facilitar la integración de todas ellas en una personalidad única.

    El trastorno de identidad disociativo en el cine

    El TID es un trastorno muy poco corriente que sin embargo es conocido por la población general mucho más que otros trastornos debido a la amplia representación que han hecho de él la literatura y el cine. Y es que de todos los trastornos mentales, el TID es, sin lugar a dudas, el que más juego ha dado a guionistas y directores de cine. La razón es muy sencilla: la posibilidad de jugar a sorprender al espectador con finales inesperados y giros sorprendentes de guión, pues la peculiar manifestación de este trastorno permite manejar tramas efectistas y tramposas, y sólo al final de la cinta revelar la realidad.

    Ciertamente, el cambio de una personalidad a otra ofrece una inestimable posibilidad al cine para reflejarlo a través del uso de distintos personajes interpretados por diferentes actores, algo muy marcado en películas actuales como El club de la lucha/ Fight Club (1999) de David Fincher, Identidad/ Identity (2003) de James Mangold o Session 9 (2001) de Brad Anderson, frente a películas más antiguas que encontraban un mayor atractivo en jugar con una sola persona interpretando un papel doble o incluso triple, como ocurre en A través del espejo/ Dark Mirror (1946) de Robert Siodmak, en la que Olivia de Havilland interpreta a dos hermanas gemelas, una dulce y buena , y otra malvada y cruel, Las tres caras de Eva/ The Three Faces of Eve (1957) de Nunnally Johnson en la que Joanne Woodward da vida a Eva White, una joven con tres personalidades diferentes –interpretación que le valió numerosos premios, entre ellos el codiciado Oscar- o En nombre de Caín/ Raising Cain (1992) de Brian de Palma, protagonizada por John Lithgow que interpreta también varios papeles diferentes.

    Sin embargo, y por desgracia, el gran interés que ha mostrado el cine por este trastorno no ha derivado en una correcta representación del mismo, muy al contrario, quizá sea éste uno de los trastornos peor tratados. Esto se debe principalmente a que el poder de atracción de la multiplicidad de personalidades ha tendido a eclipsar al resto de características y sintomatología del trastorno, de forma que, salvo en contadas ocasiones, lo que se presenta ante el espectador es una versión estereotipada y sesgada del mismo basada única y exclusivamente en la presencia de varias personalidades diferentes, dejando a un lado cualquier otro elemento propio del trastorno.

    Las distintas personalidades que se desarrollan en el interior de una misma persona con TID coexisten y se relacionan unas con otras como si se tratara de una familia: pueden negar el conocimiento entre ellas, ser críticas unas con otras o incluso entrar en una guerra abierta. La mayoría de las películas que han utilizado el trastorno lo han hecho presentando personajes con personalidades extremadamente conflictivas y violentas, en las que se dan cita asesinatos y masacres, obviamente debido a la mayor potencialidad de impacto de este tipo de tramas. Pero en la realidad no ocurre así necesariamente, de hecho, son mínimos los casos documentados en los que haya existido asesinato o crimen relacionado con el trastorno. Lo que sí suele ocurrir es que las personalidades son opuestas entre sí, existiendo una personalidad que se muestra rebelde, traviesa, infantil e irresponsable en oposición a una personalidad adulta, responsable y que sigue las convenciones sociales.

    A pesar de que el trastorno de identidad disociativo es una etiqueta diagnóstica descrita desde hace relativamente poco tiempo, el fenómeno del desdoblamiento de la personalidad ha atraído al ser humano desde tiempos inmemoriales. El doctor Jekyll y Mr. Hyde es una de las obras literarias más adaptadas a la gran pantalla a lo largo de décadas de cine. Desde que en 1886 R. L. Stevenson publicara la novela, que puede considerarse como la primera aproximación a la disociación de la personalidad por parte de la ficción, y desde el estreno de la primera adaptación cinematográfica en 1908, se han hecho más de diez adaptaciones de la novela a la gran pantalla, lo que demuestra el especial interés que despierta el fenómeno del alter ego o el desdoblamiento de la personalidad en el público.

    El interés del cine por la disociación de la personalidad se puede encontrar casi desde sus comienzos. Ya en la época del cine mudo se estrenaron decenas de películas que tenían como argumento principal la disociación de la personalidad y la consiguiente aparición de diferentes yoes en una misma persona. En blanco y negro y sin diálogos hablados, se hace especialmente interesante el trabajo de los actores en papeles dobles, que a menudo tienen que apoyarse en efectos de maquillaje y vestuario para conseguir la difícil tarea de ser distintas “personas”. Por ejemplo, en 1915 se estrena The Case of Becky de Frank Reicher, una película protagonizada por la famosa actriz de cine mudo Blanche Sweet en la que se narra la historia de Dorothy, una joven que desarrolla una segunda personalidad malvada, Becky, que odia a la dulce Dorothy y se dedicará a hacer todo tipo de travesuras en su nombre.

    Ya en nuestra época, y de estimable valor de cara al trastorno, es Las tres caras de Eva/ The Three Faces of Eve (1957) basada en el caso real de una joven que desarrolló dos personalidades diferentes. La película es una de las pocas que no utiliza el recurso de presentar una de las personalidades como malvada o criminal. Está rodada con un estilo documentalista que revela el claro interés del director de recalcar la veracidad del caso que retrata. Pocos meses antes, los psiquiatras Corbett Thipgen y Hervey M. Cleckly habían publicado un libro narrando el caso de Chris Costner Sizemore, una joven dulce y reservada que había llegado a su consulta aquejada de fuertes dolores de cabeza a los que ningún médico había encontrado explicación. A lo largo de las sesiones de terapia salió a la luz una nueva personalidad, rebelde y descarada. El éxito del libro fue tal que ese mismo año se convirtió en la base de esta película, dirigida por Nunally Johnson y protagonizada por Joanne Woodward, que da vida a Eva White, la joven dócil y recatada, a Eva Black, la personalidad seductora y descarada y a la definitiva Jane, la personalidad creada por los propios terapeutas para lograr la curación.

    El final feliz de la película, sin embargo, no fue tal en la vida real, ya que la verdadera “Eva” (Chris) llegó a desarrollar más de veinte personalidades diferentes, como contó en las memorias que publicó sólo un año después, bajo pseudónimo. Décadas después publicaría un nuevo libro en el que relata cómo finalmente logró superar el trastorno.

    El fenómeno Sybil

    Cuando Shirley Ardell Mason, una joven de veinticinco años comienza a tener visiones, pesadillas y recuerdos aterradores, acude asustada a la consulta de la doctora Cornelia Wilbur. Es el comienzo de once largos años de terapia en los que Shirley descubrirá que de pequeña sufrió terribles abusos sexuales y vejatorios por parte de su madre. Sometida a sesiones de hipnosis y tomando algunas drogas como el Pentotal (conocido coloquialmente como el “suero de la verdad”) Shirley terminó desarrollando hasta dieciséis personalidades diferentes, cada una con rasgos y características propias, entre las que había personalidades masculinas, infantiles, de raza negra… Tras años de terapia, la doctora consiguió ayudarla a reunir todas esas personalidades en una sola, la número diecisiete, con la que Shirley pudo alcanzar la curación.

    Este caso podría ser uno más de los muchos que abundan en la literatura científica si no fuera porque a principios de la década de los 70 se publicó en Estados Unidos un libro escrito por Flora Rheta Schreiber bajo el título de Sybil (Sybil, 1973), basado en el caso real de Shirley, un libro que no tardaría en convertirse en un best-seller. Debido al apabullante éxito, algunos años más tarde se estrenó una película para la televisión basada en la novela y con su mismo título, Sybil (1976) de Daniel Petrie, que alcanzó también la fama. El telefilm estaba protagonizado por Sally Field en el papel de Sybil y por Joanne Woodward en el papel de la psicóloga que la trata.

    Para muchos profesionales, esta película marca un antes y un después en la historia del TID. Y es que a partir de la publicación del libro Sybil se produjo una avalancha de nuevos casos en Estados Unidos; cientos de personas acudieron a los medios de comunicación asegurando que tenían múltiples personalidades, decenas de psicólogos publicaron informes de casos… La fiebre del TID había comenzado, y la Asociación Americana de Psicología (APA) terminó incluyendo el trastorno en el Manual Estadístico de Trastornos Mentales (DSM), es decir, lo hizo oficial. Ciertamente, antes de la publicación del libro y del estreno de la película, el TID era considerado un trastorno mental muy raro, tan infrecuente que la APA no lo entendía como una entidad en sí misma, de hecho había poco menos de 50 casos diagnosticados en todo el mundo. A lo largo de los años que siguieron a la aparición de Sybil, la cantidad de diagnósticos ascendió a más de 40.000 (dato a fecha de 1998), la mayor parte de ellos reportados en Estados Unidos. Las cifras hablan por sí solas y todo apunta a la existencia de una relación entre fenómeno mediático y trastorno. Así, para muchos especialistas el trastorno de identidad disociativo es una entidad fácilmente en personas sugestivas y sensibles que pueden verse condicionadas por el propio terapeuta o por la presión mediática.

    TID y esquizofrenia, la eterna confusión

    Las diferencias entre ambos trastornos parecen muy claras sobre el papel, no así en la práctica clínica real y mucho menos en la gran pantalla. En la práctica clínica no es infrecuente confundir este trastorno con la esquizofrenia, y de hecho algunos especialistas argumentan que se ha subestimado la existencia del trastorno de identidad disociativo al ser diagnosticado erróneamente como esquizofrenia. Este fenómeno se ve exacerbado en el cine, que suele mezclar y confundir síntomas de uno y otro.

    La disociación que provoca la división de la personalidad en un TID implica una separación estructurada de procesos que normalmente están integrados: la percepción, la memoria, la atención, el pensamiento… En la esquizofrenia estos procesos permanecen integrados, pero se deterioran, se corrompen.

    En el TID la conexión con la realidad permanece intacta, mientras que en la esquizofrenia existe una ruptura casi completa con esa realidad. En el TID el desdoblamiento es interno, porque afecta a la creación de personalidades o yoes, diferentes. En la esquizofrenia, puede ocurrir que se produzca un aparente desdoblamiento, al escuchar el paciente voces o ver personas que no existen, pero en este caso no se trata de nuevas personalidades sino de creaciones alucinatorias, de alguna manera, se trata de un “desdoblamiento” externo. En el TID, el desdoblamiento de la personalidad se produce por una escisión dentro del propio individuo, como si la personalidad fuera una célula que se dividiera y cada nueva célula fuera una personalidad nueva e independiente. En la esquizofrenia, la escisión se produce entre el yo interior del individuo y el mundo exterior, se pierde la conexión con la realidad y la persona crea una falsa realidad.

    El cine, al poner en imágenes que se perciben siempre como externas al sujeto, pensamientos e ideas que en realidad son internos, ayuda a crear la confusión. Así, se hace muy difícil distinguir una doble personalidad de una alucinación, porque el aspecto visual del cine obliga a mostrar tanto el TID como la esquizofrenia como algo externo, tangible, visible al espectador. Recursos como dos personajes interpretados por distintos actores o conversaciones entre dos personalidades crean la duda en el espectador acerca de si lo que está viendo existe realmente o es una mera representación visual de un proceso mental. Este punto es clave, pues determina si hay alucinación o no.

    Es el caso de la película El club de la lucha/ Fight Club (1999), en la que a veces parece difícil entender a Tyler Durden (Brad Pitt) como una personalidad de Jack (Edward Norton) dado que durante toda la película Jack se comunica con Durden como si éste existiera realmente, es decir, como si se tratara de una alucinación.

    Psicosis/ Psycho (1960) de Alfred Hitchcock es una de las películas que más ríos de tinta ha hecho correr en este sentido. Para muchos, el protagonista de la obra maestra de Hitchcock sufre un desdoblamiento de personalidad propio de un TID, para otros, se trata de un esquizofrénico paranoide en cuyo delirio ha recreado la figura de su madre muerta.

    La ventana secreta/ Secret Window (2004) de David Koepp es otra película que también presenta un personaje con una aparente doble personalidad asociada a comportamientos psicóticos. Una película como Vestida para matar/ Dressed to Kill (1980) de Brian de Palma también pueden representar un caso confuso.

    Una de las técnicas que posee el especialista para determinar si se trata de una doble personalidad o un delirio es preguntar al paciente si las voces que escucha vienen de fuera de su cabeza (alucinaciones) o de dentro (la otra personalidad). La labor del psicólogo es determinar si la doble personalidad es fruto de un delirio o es una verdadera escisión de la personalidad. Al quedar eliminados todos los síntomas que acompañan al trastorno salvo el más llamativo, el desdoblamiento, se torna muy complicado establecer un diagnóstico diferencial. Muchos trastornos comparten síntomas comunes, a veces solo pequeños y sutiles detalles diferencian unos de otros. Por esta razón, en muchas ocasiones el cine no permite llegar a un diagnóstico concluyente y se generan posturas encontradas.

    El TID como justificación de finales inesperados: la moda actual

    En los últimos años vivimos una explosión de filmes que guardan un último as en la manga, un giro sorprendente e inesperado de guión que deja al espectador con la boca abierta en su butaca. Dentro de este gran conjunto de películas destacan las basadas en el TID, pues por sus características sintomáticas supone una de las mejores maneras de abordar y justificar estos giros de guión que de otra manera podrían resultar inverosímiles. Películas como Session 9 (2001), Identidad/ Identity (2003) o El escondite/Hide and Seek (2005) de John Polson son algunas de las más recientes. En todas ellas, la clave consiste en presentar a dos o más personajes “diferentes” que sólo en los minutos finales se revelan como uno solo.

    La trama de Session 9 gira en torno a dos compañeros de trabajo que al final resultan ser las dos personalidades de una misma persona. El gran problema surge a raíz de que durante toda la película sus compañeros les tratan como si realmente se tratara de dos personas distintas, de forma que el giro final no es coherente con el resto de la cinta. Brad Anderson no resuelve bien la dualidad del personaje e, irremediablemente, cuando llegamos al inesperado desenlace de la película el espectador nota que algo falla.

    Identidad es hasta la fecha, exceptuando el telefilm Sybil y a la espera de que se estrene The Crowded Room (2008) de Joel Schumacher, una película basada en un asesino en serie que desarrolló dieciséis personalidades diferentes, la única película que se ha atrevido a elevar el número de personalidades a la enésima potencia. Se trata de nada menos que de once personalidades diferentes que se presentan al espectador durante casi toda la cinta como un grupo de personajes distintos encerrados en un motel de carretera en un día de lluvia. Uno a uno van siendo asesinados y todos se presentan como potenciales sospechosos. Sin embargo, lo que parece un thriller común y corriente resulta ser el interior de la mente de un asesino con once personalidades, que están siendo eliminadas una por una (de ahí la muerte de los personajes) por un psicólogo en un proceso terapéutico.

    El escondite, protagonizada por el dúo Robert de Niro-Dakota Fanning narra la historia de un padre y una hija que, tras el fallecimiento de la madre, se mudan al campo para superar la pérdida. La pequeña parece tener un misterioso amigo invisible que termina siendo un asesino. Al final se descubre que el amigo era el propio padre, más bien, la segunda personalidad del padre. La película, que usó una estrategia de marketing innovadora, como es presentar varios finales diferentes en función del cine en el que se pasara, deja entrever en uno de ellos una secuela basada en una supuesta (y desde luego errónea) heredabilidad del trastorno, al pintar la pequeña un encantador dibujo en el que ella misma aparece con dos cabezas.

    El TID en la comedia

    El trastorno de identidad disociativo ha sido objeto de tratamientos más laxos y divertidos. En 1915 se estrenaba Double Trouble, una comedia romántica dirigida por Christy Cabanne que gira en torno a un hombre (Douglas Fairbanks) con dos personalidades diferentes que se declaran una guerra abierta. Florian es introvertido y le cuesta mucho relacionarse con los demás, especialmente con las mujeres. Brassfield, en cambio, es sociable y extrovertido y está decidido a entrar en el mundo de la política.

    Destaca la versión del doctor Jekyll y Mr. Hyde que realiza Jerry Lewis en El profesor chiflado/ The Nutty Professor (1963), en la que Julius Kelp, un poco agraciado y torpe profesor de Química, descubre una poción mágica que le convierte en Buddy Love, un atractivo y seductor galán. Así, aunque por la mañana continúa siendo el retraído profesor de Química, por la noche se convierte en el querido y aclamado Buddy Love. Por desgracia, los efectos del brebaje no son duraderos y desaparecen en los momentos más inesperados, provocando situaciones muy cómicas.

    También merece una mención la hilarante e inteligente Zelig (1983) de Woody Allen. En esta ocasión, Allen interpreta a un hombre con la sorprendente capacidad de metamorfosearse en aquel que tiene al lado: gordo, asiático, médico, mafioso… Zelig adopta no sólo la personalidad sino la apariencia física de quien se ponga a su lado. Sólo la doctora Eudora Fletcher (Mia Farrow) parece capaz de conseguir la curación de Zelig a través de sus sesiones de terapia. Como explica la doctora Fletcher, al igual que el lagarto dotado con una increíble capacidad de protección natural que le permite cambiar de color y pasar desapercibido en su entorno, Zelig, el camaleón humano, también se protege al convertirse en quien le rodea. Tras el tono paródico y ficticio del caso de Zelig, Allen, amante del psicoanálisis, demuestra conocer en profundidad los entresijos de la personalidad humana. Y es que, aunque aparentemente pueda parecer absolutamente inverosímil, la base de la trama de esta comedia tiene elementos reales. Así, las diferentes personalidades de un paciente con TID pueden adoptar características sorprendentes: pueden, por ejemplo, tener diferente sexo, raza o edad; expresarse con vocabulario nuevo; hablar fluidamente en otra lengua o incluso desarrollar acentos propios de otros idiomas. El tipo de letra también puede variar de una personalidad a otra y puede haber algunas personalidades zurdas y otras diestras. Estos casos son los que refleja, llevados al extremo cómico, la película Zelig. (Artículo basado en 1).

    Referencias

    1.- Vera Posek B. Imágenes de la locura. La psicopatología en el cine. Madrid: Calamar Ediciones; 2006.
    http://campus.usal.es/~revistamedicinacine/Volumen_2_1/n4/esp_4_htlm/tid.htm

  22. trinityatierra dice:

    sigro, ¡bravo por tu iniciativa sobre el flúor en el agua de Barna!

  23. chicch dice:

    Marcelo, amigo, tú te preguntas qué es lo que podemos hacer… Nosotros aquí vemos un día y otro, por tus comentarios, que lo sabes de sobra. Eres un hombre que piensa, se expresa y actúa impulsado por el corazón, de modo que tus mensajes llegan directos a nuestro centro, activando nuestras neuronas cardíacas, provocando a su vez que nosotros hagamos lo mismo. Una retroalimentación magnífica. Y eso nos ocurre con mucha, mucha gente que transmite aquí, empezando, cómo no, por nuestra anfitriona.
    Viajamos hacia la intuición, hacia la empatía, hacia la sabiduría de la contemplación; que hay otros que siguen en la guerra, en la violencia, en la necesidad de defender sus logros y de imponerse sobre los demás, sí, pero la vuelta a la tortilla de la polaridad ya se ha dado, tendrán cada vez menos poder, menos fuerza, se esfumarán, como el humo de tu cigarro. El leviathán, la bestia, se desinflará, se quedará como una lombriz, porque ya no estaremos alimentándolo. Habremos aprendido cómo el amor y la compasión (no la lástima) nos sanan. Ayer Rafael López Guerrero lo explicaba muy bien y mucha gente vibró con su historia. Eso es lo que hemos de hacer: abrir nuestro corazón a la verdadera alegría y dejar de una vez de ser el pienso de unos diosecillos de pacotilla.

  24. sigro dice:

    La empresa que me ha de informar del precio de los analisis del agua no me ha dicho nada aun, hoy volvere a darles la vara.
    En Calgary han decidido dejar de fluorizar el agua:

  25. sammsha dice:

    Degotica, perdona que no te haya contestado antes, no me había dado cuenta que me nombrabas. Decirte que es complicado conocer las causas, es cierto la influencia de lo físico, y estoy convencida que en el futuro se desarrollarán mejores diagnósticos y tratamientos naturales, pero también hay casos de melancolía que se debe en gran medida a una “mala digestión” de tu amor propio, que tu autoestima no está bien armada por miles de razones, que no aprendiste convenientemente a quererte y entonces toda tu vida se convierte en un campo de batalla.. contra ti misma.

    Así es marcelo, tu ejemplo de romper el velo de la conformidad e insistir en lo que tu sentido común y tu amor te dictaron, es muy meritorio, fue un acto de amor y de lucha y un acicate para todos🙂

    Un apunte: no soy quien para animar a nadie a tomar sus propias decisiones y más en un asunto como este, pero sí me gustaría al menos junto con el testimonio de blacksheep265, marcelo, el mío y de mucha gente más que puedan conocer, servir como reflexión a mucha gente que toma antidepresivos. También agradeceros porque gracias a vuestras lecturas, esta página y muchas otras que nos ayudan a tomar otro enfoque de la realidad, me sirvieron para concienciarme y tomar el poder. Me planteé, si quiero, puedo. No hay más abismo detrás de las pastillas que el que yo quiera y da la casualidad que no quiero. Vosotros, junto por supuesto y en honor a la verdad, a un grandísimo amigo que confió en mí y me anima a crecer (tan lindo) y a una buena sicóloga que supo ayudarme a burlar mis miedos,,, con todo amigos míos, tomé la decisión. Descubriros ya fue el remate final para despertar y dar el paso.

    Un beso a todos con muchísimo cariño

    sammsha

  26. barcelonacafecinema dice:

    interesante video sobre el trastorno bipolar y los niveles de conciencia

    y para el que quiera información sobre los abusos en la industria psiquiatrica existe la web
    http://www.ccdh.es/

    un abrazo a todos

  27. Marcelo,

    ¡Qué muestra de lo que significa la Amistad! lo que nos has contado.

    También nos has enseñado qué ocurre cuando el corazón y la inteligencia van de la mano: el MIEDO desaparece, y… entonces, hacemos lo correcto.

    Un abrazo muy fuerte

  28. marcepole dice:

    Dicen que: “….En la cancha se ven los pingos (caballos)….”.
    Si no somos capaces de hacer algo por alguien cercano, entonces ese alguien tiene todo el derecho de no llamarse más nuestro amigo. ¿Cómo mirarlo luego a los ojos?¿Con qué cara ir a abrazarlo?.
    Si no somos auténticos con nuestros allegados, menos que menos podríamos tener un compromiso relativamente serio con el resto de la sociedad y el mundo. ¿Para que seguir entonces hablando del “despertar” y de todo lo espiritual?.
    Cuándo tuvimos la oportunidad de hacer verdaderamente algo, entonces habríamos fallado….
    La vida a veces nos pone pruebas dónde menos lo esperamos. ¿Tenemos que hacerlo porque nos interesa la inmortalidad?. No, para nada. Ha que hacerlo por la amistad, por el solo hecho que podemos ayudar a otro ser humano. Sin amigos, sin nadie por quién luchar, la inmortalidad sinceramente no me sirve para nada.
    No sirvo para andar pregonando “elevaciones” y después “arrugo” (no ser capaz) cuándo tengo que tender una mano franca a un amigo o a cualquier necesitado. Sería ser más falso que judas.
    Si fuera así…..bueno, como dice la canción: “…me haré una barca y me iré a naufragar….” No quedaría otra.
    Saludos
    Marcelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: