Excitotoxinas, el sabor que mata

marzo 12, 2010

Una extraordinaria conferencia de Russell Blaylock sobre los componentes que están en productos procesados que mucha gente aun sigue consumiendo, a pesar del peligro para su salud física, mental y espiritual y que Alvorsda pone a disposición de los lectores hispanohablantes con subtítulos.

Ejemplos perfectos y extendidos de excitotoxinas son el glutamato monosódico (búscalo en forma de E-621), el aspartato (que se descompone  en aspartamo o E-951) y, por supuesto el aspartamo (E-951)  que se emplea en todos los chicles que puedes comprar (no encontrarás UN SOLO CHICLE SIN ESTE VENENO), en todos los productos etiquetados como “light”, “diet” o “sin azúcar”, que efectivamente llevan este sustituto del azúcar que, como se ha demostrado experimentalmente, y al igual que el glutamato monosódico (GMS), también devora las neuronas de tu cerebro, facilitando el camino a enfermedades como Parkinson, Alzheimer o derrames cerebrales o infartos cerebrales; incluso si estos ocurren de forma silenciosa, están perjudicando y comprometiendo gravamente tu salud cerebral.

El glutamato monosódico (E-621) puedes encontrarlo en productos infantiles como los famosos “gusanitos” que comen los niños pequeños (entre otras muchas porquerías), los cubitos “mágicos” para las sopas, las sopas de sobre, y en millones de productos que usan los así llamados “potenciadores de sabor”.

No es sólo que “no sean buenos”, sino que son veneno para tu cerebro y tus ojos, como te demostrará esta conferencia.

Mira con atención las etiquetas y retira esos productos de tu dieta. Por supuesto, muchos restaurantes emplean este tipo de cosas en su cocina diaria, de manera que tendrás que hacer un cambio en tus costumbres para aprender a ser consciente de cómo evitar el envenamiento diario al que nos someten.

Envíale este enlace a todo el mundo que aun no se haya dado cuenta de que SOMOS LO QUE COMEMOS, además de lo que PENSAMOS. No te dejes caer en la desidia que lleva al pensamiento de “¡¡hay tantos peligros, que no hay forma de evitarlos!!”. No caigas en el error de minusvalorar lo nocivo que es todo eso para tí y tu familia. La única razón por la que sigues consumiendo todo esto, si éste es tu caso, es que existe una industria alimenticia que se nutre de tu pobre alimentación y tu nula nutrición. En realidad, es muy sencillo evitar este tipo de productos, además de que estarás ayudando a tu economía: consume productos naturales, vegetales, frutas frescas y frutos secos naturales, cereales integrales, legumbres no procesadas, pescado fresco y salvaje, huevos frescos de gallinas de suelo…si comes carne, asegúrate de que el animal tuvo una vida y muerte dignas y que  le alimentaron con amor; para beber habitualmente, toma agua destilada en tu casa y zumos naturales de frutas frescas.

Si quieres hacer el experimento de tu vida, vive un mes de esta manera, apagando el televisor (y la radio si es posible) y luego vienes a contarnos qué ocurrió contigo. ¡¡¡¡Estoy deseando que empieces el experimento:-)!!!!!

Lee el resto de esta entrada »


Ayahuasca, un viaje hacia el infinito Ser.

marzo 12, 2010

Considerada una liana mágica por varios pueblos autóctonos de la Amazonía, la ayahuasca (yaje) es, para occidente, una poderosa droga. Indígenas, comerciantes y el conocido chamán ayahuasquero Pancho Montes desvelan los misterios de una raíz que tiene el poder de provocar fuertes visiones alucinatorias que ponen al que lo toma en contacto con su más íntimo ser.

La planta contiene una molécula, la dimetiltriptamina (DMT) que es el principio activo enteógeno de la ayahuasca. La DMT se encuentra de manera natural en el cerebro humano exactamente en la epífisis o glándula pineal y en el de otros mamíferos, considerada como un neurotransmisor. Es el psicodélico de acción más intensa que se conoce y de mayor impacto visual. Se encuentra en numerosas plantas y semillas, como en la Mimosa hostilis o en la llamada ojo de venado. Se produce en pequeñas cantidades cada vez que un individuo sueña, y en las experiencias cercanas a la muerte.

Lee el resto de esta entrada »