Al Gore difunde falsas evidencias

danes1.jpg  

El autor de El ecologista escéptico, Bjorn Lomborg, propone en un nuevo libro acabar con Kioto y destinar el dinero a la lucha contra el sida y la malaria
“El texto emplea la estrategia de aquellos que niegan que los judíos fueran seleccionados por los nazis para el exterminio”. Así se despachaba la revista Nature en una crítica feroz al libro El ecologista escéptico, publicado en 2001. Su autor, el politólogo danés Bjorn Lomborg (Copenhague, 1965), está en España para presentar la secuela, En frío (ambos editados por Espasa), una guía que propone enterrar el Protocolo de Kioto y destinar su presupuesto a combatir el hambre, la pobreza y las enfermedades.

Por su anterior título, Lomborg recibió denuncias por deshonestidad científica y varios tartazos en la cara, lanzados por militantes ecologistas. Nada logró evitar que ahora vuelva a las andadas.

¿Admite que el calentamiento global es un gran problema?

Es un problema global y, desde luego, no es trivial. Pero no es el desafío crucial de la humanidad en el siglo XXI.

¿Qué medidas propone en lugar del Protocolo de Kioto?

Creo que existe el riesgo de que caigamos otra vez en el error de Kioto. En 1992, en la Cumbre de Río de Janeiro, se decidió reducir las emisiones de CO2 a los niveles de 1990 en un plazo de ocho años. No lo hicimos. En 1997, en Kioto, dijimos: “Bueno, esto no funciona muy bien, pero intentémoslo de nuevo, con exigencias más duras”. Lo hicimos. Y probablemente superaremos los objetivos de Kioto en un 25%.
Si hemos fallado dos veces, no es razonable intentarlo una tercera en la reunión de Copenhague, en 2009, y encima con metas más ambiciosas. Es una buena oportunidad para no ser estúpidos de nuevo. Mi libro es un intento de encontrar medidas más inteligentes. En lugar de recortar las emisiones, que sólo sirve para que nos sintamos bien, deberíamos invertir en investigación y desarrollo de energías que no emitan CO2, como la solar, la eólica y los biocombustibles. Es mucho más barato y efectivo. El nuevo Tratado de Copenhague debería proponer una inversión del 0,05% del PIB en investigación de estas nuevas tecnologías.

¿Por qué cree que su idea es más “inteligente” que la propuesta por miles de científicos?
Es importante dejar claro que yo acepto lo que dice el Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU (IPCC). El IPCC es políticamente neutro, sólo dicen que hay un problema y que es necesario arreglarlo. Totalmente de acuerdo. Pero los que proponen medidas como el Protocolo de Kioto no son científicos ni economistas, son políticos. Y ellos siempre hablan de lo que nos hace sentir bien. Yo hablo de lo que en realidad funciona, y reconozco que quizás no sea políticamente vendible, pero es mejor para el mundo.
¿Cómo puede un politólogo estar en desacuerdo con el consenso científico en temas tan complejos?

Creo que no discrepo del consenso científico. Yo vengo de las ciencias sociales y acepto las ciencias naturales del IPCC. El cambio climático es real, pero cuando tenemos un problema, hay que hablar de cómo lo afrontamos. Y eso es una tarea para las ciencias sociales. Si preguntas a un experto en seguridad vial cómo evitar los accidentes, te dirá: “Reduce el límite la velocidad”. Y es cierto, podemos eliminar la mortalidad en la carretera si ponemos un tope de velocidad de 5 km/h. Pero entonces no podremos ir a ningún sitio.
No se puede preguntar sólo a los especialistas, hay que tener una visión global. Y eso es lo que intentamos hacer en el Consenso de Copenhague [una conferencia de economistas fundada por Lomborg cuyo fin es establecer las prioridades a la hora de afrontar los retos del siglo XXI].

¿Qué sugieren?


Queremos ver cómo conseguir más beneficios para la sociedad con el mismo presupuesto. Podemos invertir en sanidad, en educación, en cambio climático… Y, evidentemente, todas las áreas dirán: ¡Dame a mí el dinero! Tenemos que ver quién tiene las ideas más inteligentes.
Si inviertes un euro en prevenir el sida, la malaria o la malnutrición, producirás 40 euros de beneficios sociales. Pero con políticas como el Protocolo de Kioto, por cada euro que gastes obtendrás 30 céntimos. Es estúpido. Tenemos un problema, pero eso no significa que haya que salir corriendo a resolverlo. Hay que evitar el pánico y reflexionar en frío.

Hace unos meses, el jefe de la oposición en España, Mariano Rajoy, afirmó que es imposible predecir lo que va a ocurrir dentro de 300 años. ¿Está de acuerdo?

Obviamente, no sabemos exactamente lo que va a pasar. Tiene sentido mirar hacia el futuro como lo hacen ahora los modelos climáticos, pero también deberíamos darnos cuenta de hasta qué punto podemos ayudar a la gente de otras maneras.

¿Era necesaria una segunda parte de ‘El ecologista escéptico’?

Sí, porque ahora sabemos mucho más sobre el cambio climático. En frío habla de los avances en las diferentes áreas, y de por qué recortar las emisiones de CO2 no es la manera más efectiva para ayudar a la gente. Pongamos un ejemplo. Los casos de malaria aumentarán con el calentamiento y, al final del siglo, el número de enfermos habrá crecido un 3,2%. Con el Protocolo de Kioto podemos impedir el 0,2% de casos de malaria.
¿Para qué centrarnos en evitar el 0,2% de casos en un siglo cuando tenemos ahora un 100% al que podemos auxiliar de una manera mucho más barata? Por cada muerte que Al Gore pueda evitar, otras medidas más inteligentes pueden impedir 35.000.

La Royal Society de Londres reaccionó al filme El gran timo del cambio climático diciendo: “Aquellos que promueven puntos de vista de la periferia de la ciencia, ignorando el peso de la evidencia, participan en un juego peligroso”. ¿Juega usted también a un juego peligroso?

No he visto la película, pero es cierto que no hay que difundir falsas evidencias. En cualquier caso, ¿no es eso lo que está haciendo Al Gore? En mi opinión, decir que el nivel del mar no va a subir es mentira, pero también lo es que nos vamos a ahogar bajo el océano.

Hay muchas páginas web que documentan errores en sus libros. ¿Admite los fallos?

Estoy seguro de que hay errores en mis libros. La persona más activa en detectar mis errores tiene una web, www.lomborg-errors.dk. Es un biólogo desempleado con mucho tiempo libre. He escrito un libro rebatiendo sus argumentos. No le gustan mis conclusiones y busca errores. No hay duda de que no todo va a ser verdad en mis libros, pero es lo mejor que soy capaz de hacer. 

Fuente: http://publico.es/ciencias/048838

Anuncios

6 Responses to Al Gore difunde falsas evidencias

  1. indarki dice:

    La entrevista es muy interesante, pero me parece poco acertado el título que has puesto; la referencia a Al Gore es más lateral de lo que sugiere el título del post.

    En cualquier caso, tú escribes y tú publicas, así que tú decides qué título poner.

  2. trinityatierra dice:

    Indarki, no he tocado ni una coma del artículo original publicado por el periodico “Publico” de manera que me parecería una salida de tono cambiarle el título.

    Como tú bien dices yo publico, pero en este caso, no escribo, aunque SUSCRIBO 100% del contenido del artículo y el título me parece acertado. Al Gore difunde falsas evidencias y como bien digo en el pps disponible para mailing para aquel que quiera colaborar enviándolo, su libro “Una verdad incómoda” , que ha sido difundido hasta la saciedad, entre otros entre los escolares, no es más que “una mentira conveniente” para justificar los desmanes cometidos contra el clima.
    Al Gore es la cara más visible de esa mentira, por la cual recientemente ha recibido un premio Nobel. Por lo tanto desenmascarar a Al Gore resulta de una importancia de primer orden.
    Un saludo,
    Trinity

  3. indarki dice:

    Upps… es verdad… el título del post es el mismo titular que ha puesto Público en su artículo.

    En cualquier caso… insisto en que la entrevista es muy interesante y me alegro que la hayas rescatado porque la vi en su día pero no la leí.

    Por cierto… que actualmente me estoy leyendo “El ecologista escéptico” de Longborn y, aunque ciertamente opinable en ciertos aspectos, es muy recomendable y apunte hacia direcciones muy interesantes, mucho más que el catastrofismo oportunista de Al Gore.

  4. trinityatierra dice:

    Ok, tomo nota por la recomendación.
    La verdad es que una cosa que llama (y a la vez no nos llama la atención) es la agresividad con la que sus tesis han sido recibidas por el movimiento ecologista. Resulta paradógico a simple vista, aunque sólo a simple vista, claro.
    Un abrazo,
    Trinity

  5. Información dice:

    Creo que lo quesigue tiene que ver, en parte con este hilo:

    Documento oficial de la OTAN sobre las PSYOPS ( Psychological operations ) , citando exáctamente este término.
    Lo pongo integro por que no tiene desperdicio.

    Cita:
    Juegos mentales

    El teniente coronel Steven Collins evalúa las operaciones de gestión de la percepción desarrolladas antes, durante y después de la Operación Libertad Iraquí y sus implicaciones para la OTAN.

    Durante los meses y años venideros los analistas examinarán cada detalle de los 27 días que transcurrieron desde el intento de decapitar el régimen iraquí el 20 de marzo hasta la caída de Tikrit el 15 de abril para extraer el máximo de enseñanzas posible. Uno de los aspectos merecedores de atención – y de gran interés para la OTAN – es la forma en la que la Coalición intentó influir en la actitud y modo de pensar de la opinión pública – internacional e iraquí – antes, durante y después de la Operación Libertad Iraquí.

    Esta operación y la propia experiencia de la OTAN en los Balcanes han demostrado la importancia de la denominada “Gestión de la percepción”, y han puesto de manifiesto la necesidad de desarrollar los medios para explotar este potencial y para tomar medidas de protección frente a su utilización por parte del enemigo y frente a otras amenazas no convencionales, tanto políticas como militares. En estos momentos en que la OTAN está reorganizando su estructura militar y asumiendo misiones fuera de su área tradicional este tipo de capacidades está adquiriendo una importancia cada vez mayor.

    La gestión de la percepción abarca todas las acciones utilizadas para influir sobre las actitudes y razonamiento lógico de la población extranjera, entre las que destacan: Servicios diplomáticos, Operaciones psicológicas (PSYOPS), Información pública, Medidas de decepción y Acciones encubiertas. En el caso concreto de la Operación Libertad Iraquí las acciones que presentan un especial interés son la diplomacia – entendida como el propósito deliberado de convencer a una opinión pública extranjera de la bondad y sabiduría de las políticas, intenciones y acciones propias – y las PSYOPS – acciones realizadas principalmente a través de medios de comunicación y destinadas a influir y convencer a la opinión pública de otro país.

    Desde los ataques terroristas del 11 de septiembre Estados Unidos ha pretendido renovar sus capacidades diplomáticas, que se fueron atrofiando en los 90 cuando Washington ya no tenía tanta necesidad de explicar su política a nivel mundial y conseguir una buena disposición internacional como en los años de la guerra fría. En la actualidad la Oficina de Comunicaciones Mundiales de la Casa Blanca proporciona directrices de alto nivel con el objetivo de crear una percepción global positiva de la política y actividades de defensa de Estados Unidos. Y el Grupo Político del Consejo de Seguridad Nacional de EEUU coordina las políticas y mensajes elaborados por la Casa Blanca con la Oficina de Información Diplomática del Departamento de Estado y el Pentágono. Todos estos organismos han levantado de forma conjunta la estructura de gestión de la percepción estratégica más coordinada y mejor financiada desde los años 80. Está orientada al mundo islámico y sólo para Oriente Medio tiene un presupuesto de 750 millones de dólares.

    A pesar de esta masiva campaña los esfuerzos norteamericanos en el campo de la diplomacia tuvieron escaso éxito antes de la Operación Libertad Iraquí. El discurso de 78 minutos del Secretario de Estado de EEUU Colin Powell ante el Consejo de Seguridad de las NU, transmitido en directo al mundo entero, no consiguió convencer a los representantes de los principales países miembros del Consejo de Seguridad – Francia, Alemania y Rusia – de que debían emprenderse acciones militares inmediatas contra Irak. En cambio el posterior discurso ante el Consejo del Ministro de Asuntos Exteriores francés, Dominique de Villepin, en el que puso en duda todas y cada una de las afirmaciones de Powell, fue recibido con frenéticos aplausos. El resultado fue que Reino Unido y Estados Unidos apenas consiguieron ganar ningún apoyo adicional entre sus aliados tradicionales y el proyecto de Resolución del Consejo de Seguridad para autorizar el uso de la fuerza contra Irak nunca se puso a votación, al resultar obvio que no iba a reunir los votos necesarios.

    En lo que respecta al mundo islámico las actividades diplomáticas norteamericanas no han obtenido apenas resultados apreciables. Probablemente no sea factible alcanzar éxitos inmediatos, pues una diplomacia eficaz precisa de un esfuerzo permanente y de unas perspectivas a largo plazo. Tal y como explicó Osama Siblian, editor del Arab American News, en la actualidad “aunque Estados Unidos tuviera al Profeta Mahoma a cargo de sus relaciones públicas, no le serviría de nada”. En ese sentido existen grandes expectativas respecto a Radio Sawa (Radio Unida), una emisora financiada por el Congreso de EEUU dirigida al mundo islámico y que emite música pop árabe y occidental, intercalando noticias presentadas desde el punto de vista norteamericano. A los pocos meses de su creación en 2002 los abogados de Radio Sawa proclamaron que se había convertido en una de las emisoras más populares entre los jóvenes árabes.

    Durante la campaña militar de Irak la Coalición intentó modelar la percepción del conflicto a nivel mundial de forma favorable a sus puntos de vista utilizando diversos métodos, entre ellos los periodistas “incrustados” en las unidades militares que iban a participar en la campaña. A pesar de las controversias iniciales resultó ser una idea brillante por varios motivos. En primer lugar, los periodistas voluntarios tuvieron que pasar un entrenamiento militar que les dio una primera idea de los retos a los que se enfrentaban los soldados. En segundo lugar surgieron lazos afectivos entre estos periodistas y las unidades que les acogían. Y por último, este sistema supuso una garantía para la seguridad de la prensa y permitió una “cobertura en tiempo real” del conflicto a nivel mundial. Dada la fluidez de las operaciones durante Libertad Iraquí está claro que muchos más reporteros hubieran resultado muertos o prisioneros si se les hubiera dejado moverse por el campo de batalla a su libre albedrío.

    Las posibilidades de ejercer algún tipo de efecto sobre la opinión pública a nivel mundial e incluso regional son hoy en día mucho menores debido a la proliferación de nuevas fuentes, especialmente los servicios de noticias transmitidos por las televisiones vía satélite e Internet. El incremento de fuentes de información permite que los espectadores puedan ver o leer noticias que refuercen sus propios prejuicios y opiniones. De este modo, un espectador árabe que piense que la forma de presentar las noticias de la CNN resulta contraria a sus ideas puede cambiar a Al Yazira, el canal árabe de noticias por satélite, y contemplar una visión del mundo que quizás sea mucho más cercana a la suya.

    Parece ser que durante el conflicto la Agencia de Información iraquí se dio cuenta del potencial de Al Yazira y llegó a infiltrar algunos agentes en sus estructuras, a fin de conseguir una cobertura de las noticias más favorable a su causa. También la Coalición trató de suprimir la televisión iraquí mediante bombardeos y medidas electrónicas -probablemente más por efecto de sus noticias fuera de Irak que por el que pudiera tener dentro del país.

    PSYOPS

    Mientras que la diplomacia, a nivel estratégico, obtenía resultados como mucho dudosos, las PSYOPS tuvieron más éxito a nivel operativo y táctico. Se consiguieron efectos importantes utilizando medios de comunicación masiva como la radio y lanzamiento de octavillas, así como medios más personalizados como el envío de correos electrónicos a los principales responsables y el uso de altavoces durante las operaciones terrestres.

    Se lanzaron más de 40 millones de octavillas antes del primer ataque del 20 de marzo, y otras tantas durante la campaña. Algunas amenazaban con la destrucción de toda unidad que resistiera y combatiera, mientras que otras animaban a los soldados y civiles a desobedecer las instrucciones de los dirigentes del Partido Baas. Aparentemente consiguieron el efecto pretendido. El problema, como ocurre con todas las PSYOPS, es que resulta muy difícil determinar la relación causa-efecto en las acciones que se producen durante una guerra. ¿Cuál fue la causa de que las tropas iraquíes se esfumaran: las PSYOPS, los bombardeos aéreos de la Coalición o la falta de apoyo logístico? ¿O quizás una combinación de las tres? Lo cierto es que todavía no se ha podido cuantificar la influencia que tuvieron las PSYOPS sobre la conducta de los iraquíes.

    Es cierto que no se produjeron rendiciones masivas como ocurrió durante la guerra del Golfo en 1991 – hasta 70.000 hombres – pues aunque el primer día de guerra se rindieron 250 iraquíes durante la toma de Umn Qasr este comienzo alentador no desembocó en una avalancha de rendiciones. Al comienzo del conflicto la Coalición planteó una campaña con una fuerte componente sicológica, en la creencia de que el uso de una fuerza abrumadora y bombas de precisión provocaría una oleada de “sorpresa y pavor” que haría derrumbarse al régimen iraquí como un castillo de naipes. El escaso éxito de esta estrategia obligó a las fuerzas convencionales a cambiar sus planteamientos – e indudablemente obligó también a las fuerzas de PSYOPS a replantearse sus lemas y mensajes – confiando en una táctica basada en la presión firme y constante en vez de pretender ganar con un solo golpe demoledor.

    Después del lanzamiento de octavillas, el medio más utilizado por la PSYOPS de la Coalición fue la radio. Se empleó un formato similar al de Radio Sawa con noticias y unos pocos anuncios intercalados entre una gran cantidad de música popular, y se utilizaron torres fijas y una emisora aerotransportada, el aparato EC-130E denominado “Commando Solo”. A esta estación que llegó a cubrir todo Irak se le dio el poco inspirado nombre de Radio Información. También se montaron estaciones de radio PSYOPS junto a los principales centros de población – como la emisora de PSYOPS británica en banda FM Radio Nahrain (Dos ríos) en los suburbios de Basora. A la vez que creaba sus propias estaciones de radio la Coalición intentaba anular con medidas electrónicas las iraquíes para así conseguir entre la población el monopolio informativo radiofónico.

    Las tácticas de PSYOPS descritas anteriormente constituyen ejemplos de las denominadas “PSYOPS Blancas”, en las que se declara abierta y verazmente el bando que las está patrocinando. También se utilizaron “PSYOPS Negras”, en las que se finge que la información proviene de una fuente diferente a la real. Parece ser que ya en febrero de 2003 la CIA había creado emisoras del tipo de las PSYOPS Negras, y una de ellas, Radio Tikrit, intentó conseguir credibilidad manifestando estar dirigida por iraquíes leales de los alrededores de Tikrit y manteniendo una línea editorial completamente favorable a Sadam Husein. Pero a las pocas semanas cambió su línea y fue emitiendo mensajes cada vez más críticos hacia el régimen. Cuando se utilizan PSYOPS Negras la idea es que la audiencia no se dé cuenta del fraude y siga creyendo que la información proviene de la falsa fuente, lo que le dará más credibilidad. El riesgo reside en que si descubre el engaño puede resentirse toda la confianza obtenida mediante las PSYOPS, tanto blancas como negras.

    Quizás uno de los métodos más innovadores utilizados en las PSYOPS de la Coalición fue el uso de mensajes de texto a través de móviles y correos electrónicos enviados a los principales responsables del régimen iraquí. A comienzos de 2003 existían solamente 60 cibercafés en Irak, la tasa para conexión doméstica de 25 dólares resultaba inalcanzable para una familia iraquí media y el régimen se mostraba muy reticente a permitir el libre acceso a Internet. Pero a diferencia de la mayoría de los iraquíes los dirigentes del partido Baas sí tenían acceso a la red, así que la Coalición utilizó este tipo de medios para contactar individualmente con cada uno de ellos y hacerles ver el coste que representaba seguir apoyando a Sadam para los iraquíes en general y para ellos en particular.

    También se utilizaron elementos tácticos PSYOPS – fuerzas PSYOPS dotadas de vehículos con megafonía y acompañadas por un traductor que estaban agregadas a las unidades del ejército y los marines – que al igual que en conflictos anteriores demostraron su eficacia colaborando en tareas como convencer a grupos aislados de iraquíes de que se rindieran, mantener el control sobre los prisioneros e incluso realizar tácticas de engaño frente a unidades enemigas emitiendo por sus altavoces ruido de tanques y helicópteros.

    Por sorprendente que resulte parece que los planificadores militares de la Operación Libertad Iraquí no pensaron en preparar capacidades PSYOPS para después del fin del conflicto. El resultado fue que en bastantes casos agentes iraníes se dedicaron a llenar el vacío de información, así que Estados Unidos tuvo que contratar rápidamente compañías que emitieran cualquier cosa lo antes posible. Esto ha provocado situaciones imprevistamente divertidas cuando la atención de los medios de comunicación norteamericanos dejó de centrarse en Irak y las compañías contratadas se dedicaron a transmitir noticias locales de Estados Unidos a una sorprendida audiencia iraquí.

    Conclusiones preliminares

    Los esfuerzos para ganar los corazones y las mentes de los iraquíes para la Coalición no terminaron con las operaciones bélicas y previsiblemente tendrán que proseguir durante los próximos años. Y es que el resultado de esta lucha será uno de los factores que en última instancia determinará si realmente valió la pena emprender este conflicto. Pero ya en la actualidad se pueden extraer algunas conclusiones respecto a las actividades de gestión de la percepción durante la Operación Libertad Iraquí. La OTAN debería analizar detenidamente todas las lecciones obtenidas y determinar los cambios necesarios en sus procedimientos para planificar y dotar de recursos a sus actividades de gestión de la percepción. Y también Estados Unidos y Reino Unido podrían aprender por su parte de la experiencia de la OTAN en gestión de la percepción en las fases posteriores al conflicto.

    Los servicios diplomáticos pueden tardar años en dar sus frutos

    Los servicios diplomáticos no consiguen resultados de la noche a la mañana. Aunque se le dediquen grandes sumas de dinero y personal cualificado, como hizo Estados Unidos durante los últimos dos años, puede ocurrir que los frutos sean escasos. Pero eso no quiere decir que debamos descartarla, pues para cambiar actitudes profundamente arraigadas hace falta mantener grandes esfuerzos durante periodos de tiempo muy largos.

    Existen diferencias en las capacidades PSYOPS, y cada vez son mayores

    Existen unas diferencias cada vez mayores entre la OTAN y sus países miembros en lo relativo a la atención y recursos dedicados a las PSYOPS. Estados Unidos está empleando ingentes cantidades de dinero en reforzar sus capacidades PSYOPS, un esfuerzo que también han emprendido varios de sus Aliados – Alemania, Bélgica, República Checa, España, Polonia y Reino Unido. Mientras tanto los cuarteles generales de la OTAN y sus Mandos Estratégicos apenas han hecho nada para impulsar capacidades PSYOPS dentro de su personal. La Alianza puede y debe mejorar sus capacidades PSYOPS, pero para ello tiene que llegar a un auténtico compromiso.

    Las PSYOPS tienen un papel a desempeñar en la fase posterior al conflicto

    No se deben dejar de lado las PSYOPS una vez terminado el conflicto. Precisamente en un momento en el que se presenta un vacío informativo que necesita ser llenado y la gente necesita confianza y consuelo, las PSYOPS pueden marcar la diferencia. En este campo Estados Unidos y Reino Unido pueden aprender bastante de la experiencia en PSYOPS post-conflicto que la OTAN ha adquirido en Bosnia-Herzegovina y Kosovo. El personal destinado en las secciones de PSYOPS de los cuarteles generales de la SFOR y la KFOR ha conseguido un gran dominio y conocimiento en esta área, y a ambos países les beneficiaría aplicar en Irak la experiencia en gestión de la percepción de la OTAN en los Balcanes.

    El término PSYOPS no debe tener connotaciones negativas

    Incluso los entendidos en PSYOPS se vieron sorprendidos por la frecuencia con la que se usaba este término durante la Operación Libertad Iraquí, tanto en conferencias militares como en la prensa. En las últimas operaciones militares ha existido una cierta tendencia a difuminar significados y connotaciones negativas utilizando una terminología más oscura en la que en vez de denominaciones como operaciones sicológicas se utilizaran expresiones consideradas más aceptables como “Operaciones Informativas” (INFO OPS). Aunque este término parezca más suave que el de PSYOPS, su excesivo uso durante los últimos cinco o seis años y la falta de concreción en su empleo ha provocado bastante confusión entre los planificadores militares hasta el extremo de que ambos términos han llegado a considerarse como sinónimos, lo que puede tener consecuencias indeseables. Precisamente por su ambigüedad la expresión INFO OPS ha acabado siendo un comodín para definir funciones militares que hasta ahora han sido imposibles de encasillar. Y la inclusión de las PSYOPS dentro de la categoría general de las INFO OPS a menudo ha llevado a subestimarlas, lo que perjudica la línea directa con la línea de mando que los expertos en PSYOPS necesitan para poder realizar con eficacia su función de apoyo.

    Lo peor ha sido que los medios de comunicación y la opinión pública se han dado cuenta del juego de palabras empleado y han surgido las sospechas de que el uso del término INFO OPS constituye un intento deliberado para permitir el uso de PSYOPS a los políticos con objeto de manipular la opinión pública nacional para apoyar políticas impopulares. Éste podría ser un claro ejemplo de los riesgos que tiene pasarse de listo con el uso de términos militares. No existe ninguna relación entre las PSYOPS y las actividades de información pública dirigidas a la opinión pública nacional o mundial con el objeto de informar de los acontecimientos de forma exacta y veraz. Lo sucedido en Irak demuestra que el público acepta bien que se llame a las actividades de tipo PSYOPS por su propio nombre mientras estén dirigidas a su verdadero destino: la población de las zonas de combate o de países en los que se desarrollan operaciones de gestión de crisis. Usar denominaciones políticamente correctas como INFO OPS puede sonar bien en las conferencias pero este tipo de términos suavizados solamente aporta confusión y malos entendidos.

    La posibilidad de que la Alianza tenga que operar durante largos periodos de tiempo en zonas en las que existan medios de comunicación locales que puedan competir con la OTAN en la influencia sobre la percepción internacional o local del conflicto ha hecho aumentar exponencialmente la importancia de los servicios diplomáticos y las PSYOPS. En ambos casos se trata de capacidades de bajo coste pero que pueden obtener resultados extraordinarios. Si se logran incorporar las lecciones extraídas de la Operación Libertad Iraquí a la actual labor de reestructuración organizativa de la Alianza se aprovecharía una oportunidad única de reforzar las capacidades de gestión de la percepción y prepararse frente al posible uso contra la OTAN de esas mismas técnicas por parte de futuros adversarios.

    El teniente coronel Steven Collins es el responsable de PSYOPS en la División de Operaciones en el Cuartel General Supremo de las Potencias Aliadas en Europa, en Mons (Bélgica).

    http://www.nato.int/docu/review/2003/issue2/spanish/art4_pr.html

  6. pepa dice:

    MIRAR ESTE VIDEO. ¿PREGUNTAS SIN RESPUESTA?
    A VER QUE POLITICO TIENE LAS NARICES PARA CONTESTARLAS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: