Una reflexión sobre los modelos de pensamiento y de creencia

A menudo los escépticos a ultranza fundamentan su escepticismo en el hecho de que no reciben información o datos sobre la realidad que les rodea que les haga modificar su sistema de pensamiento.

¿Por qué he de creer en DIOS si no lo veo, ni me habla?

Ergo, no creo

¿Por qué he de creer en fantasmas si YO no los veo?

Ergo, no creo

¿ Por qué he de creer en la existencia de un Gobierno Secreto si yo no lo veo, no me llegan noticias sobre su existencia o si yo no lo he votado?

Ergo, no creo

Si extrapolamos esa línea de pensamiento podríamos hacernos preguntas tales como:

¿por qué he de creer en la existencia de armas de destrucción masiva?

Ergo, no creo

¿por qué he de creer en que E=mc2 si yo es una experiencia directa mia?

Ergo, no creo

¿por qué he de creer en la Teoría de Darwin y en la evolución de las especies, si no he visto nunca evolucionar a ninguna especie  ni he tenido una experiencia directa?

Ergo, no creo

Eso sería lo propio de un escéptico puro. No creer en NADA de lo cual no se tiene una experiencia directa.
Pero ¿Hay alguien que realmente funcione así y rechace una idea a menos que no tenga una experiencia directa? Yo no conozco a nadie. Y es bueno que no sea así porque la cultura está basada en el conocimiento acumulativo y en que hay hechos e ideas que aceptamos porque nos las transfiere la cultura, la educación, nuestro entorno, etc. Y lo que hace la mayor parte de seres humanos es aceptar como reales aquellas cosas que supone han sido aceptadas de forma mayoritaria por una comunidad con conocimientos para poder valorar la verdad o falsedad de un hecho. De esa forma, la mayor parte simplemente aceptan que Einstein estaba en lo cierto cuando dijo eso de E=mc2.

La mayoría de “escépticos” que conozco seleccionan unas ideas que voluntariamente deciden aceptar y las que rechazan tajantemente.  

Esta selección es voluntaria y se basa en criterios.

         Pienso así porque así piensa mi padre y confío en su criterio

         Pienso así porque así piensa el obispo de mi ciudad

         Pienso así porque es lo que dice mi marido, que es infalible

         Pienso así porque creo que Einstein era un genio y no podía equivocarse

         Pienso así porque miles de personas no pueden equivocarse, creo en el criterio de la mayoría

         Pienso así porque mi partido político defiende esa idea.

         Pienso así porque si no fuera así, la televisión ya lo habría dicho, creo a pies juntillas en que la visión del mundo que me muestra la televisión es fiel reflejo de la realidad

         Pienso así porque así me enseñaron en la escuela o en la universidad y mis profesores eran hombres inteligentes y sensatos

         Etc, etc etc

Y es en este modelo de selección de lo que consideramos “cierto” “verdad” “real” es donde nos diferenciamos unos de otros.

Creo que analizar el fenómeno Chemtrail como cualquier otro que aborde una realidad generalmente no aceptada, o incluso no percibida por la mayoría, exige reflexionar un poco sobre este asunto.

Porque sin duda es aquí donde reside la diferencia a la hora de mirar al cielo y a la tierra y extraer conclusiones.
¿Cómo pensamos?
Pero, qué pasaría si en lugar de pensar bajo un modelo rígido (como cualquiera de los que están arriba señalados), tuviéramos un modelo de pensamiento adaptado a la realidad. Pero ¿Qué conforma dicha realidad?

¿Acaso  la conforman?

         Los hechos científicos irrefutables: hay muy pocos hechos científicos irrefutables puesto que todos los hechos científicos están sujetos a condiciones específicas. Por ejemplo, una manzana cae de un árbol en la tierra en segundos pero si estuviera plantado el árbol en la Luna, lo haría de forma muy distinta?

         Los hechos históricos (humanos) irrefutables: es evidente que la historia la escriben los vencedores de manera que, a menos que estuviéramos en el lugar preciso en el momento preciso no tenemos forma humana de saber cómo ocurrieron los hechos si no indagamos mucho y contrastamos la información. Desde luego es una buena fuente de datos, si se da con una buena fuente neutral, no sesgada y sin intereses en la manipulación.

         La relación causa-efecto: es una buena pista. En ello se basan la recogida de muestras científicas de chemtrails. Pasa un avión, recojo muestras, analizo. No pasa un avión en semanas, cojo muestras y analizo.

Hay otro aspecto que se me ocurre comentar:La tendencia del sistema de pensamiento.

En general se puede ser:

         confiado con lo que le rodea a uno (la vecina entra a las 4 de la mañana todos los días porque es muy trabajadora)

         desconfiado (la vecina no me gusta, ¿a qué se dedicará a esas horas?, seguro que a nada bueno

         Permisivo (si la vecina se toma sus copas con amigos y alterna, sus razones tendrá, mientras no se meta en mis cosas)

         Vigilante: (espero a que llegue la vecina de madrugada para ver exactamente a qué hora llega)

         Crítico: (estoy deseando que llegue tarde la vecina para comentarlo mañana con las otras vecinas)

         Educador: (voy a hablar con mi vecina para que enderece su vida porque así no va ir a ninguna parte)

         Compasivo, distante, pasota, etc etc

Si hablamos de una vecina cualquiera como ella, lo más probable es que acabe destripada por sus vecinos;

 A la hora de analizar la forma en la que actúan los gobiernos e instituciones, normalmente podemos confiar o no confiar. Para mucha gente depende de si el partido que gobierna en ese momento es el que han votado ellos.

Pero, ¿qué ocurre cuando uno considera que unos y otros gobiernos, unos y otros partidos en el poder, con matices distintos, son lo mismo en esencia cuando se trata de desmantelar los derechos de los ciudadanos? Todos ellos se escudan en la retórica, en la repetición de frases hechas hasta la saciedad, en la vieja fórmula de hablar del enemigo, incluso de crearlo, cuando ni siquiera existe.

Son meretrices a sueldo del gran capital, que está en manos de los mismos individuos, familias y empresas desde hace décadas.

Se debaten absurdamente frente a nosotros sobre asuntos sin importancia, creando o eternizando problemas que podrían resolverse fácilmente con un único objetivo: desviar nuestra atención de las cosas esenciales. Y mientras se turnan en el poder, van avanzando cada día un poquito más en la usurpación de nuestros derechos: hoy en los aeropuertos, en el derecho a elegir tratamientos de salud, en el derecho a la intimidad, en el derecho a educar libremente a tus hijos, mañana ¿ qué nos espera mañana? Probablemente, un mayor control individualizado (¿un chip subcutáneo?) , una sociedad vigilada y vigilante donde los pensamientos puedan ser monitorizados. La sociedad de Orwell en su 1984, la sociedad donde la sociedad ya no existe, sólo individuos sin conexión unos con otros, ni espiritual, ni cultural, ni emocional… y donde el Gran Hermano vigila a todos y cada uno de nosotros.

Eso es lo que ellos quieren. Pero todo eso puede ser diferente.  Muy diferente si elegimos voluntariamente otro futuro. VOLUNTARIAMENTE.

El futuro es nuestro. Con voluntad.

Anuncios

2 respuestas a Una reflexión sobre los modelos de pensamiento y de creencia

  1. trinity dice:

    No te preocupes, ya iremos por allí si lo consideramos oportuno.
    Si vas a utilizar mi blog para darte autopromoción no me dejas otra opción que vetarte.

    no es nada personal,
    Saludos
    Trinity

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: